miércoles, agosto 22, 2012

Una Charla Conmigo Misma: 18 años.

Y en un pestañeo, ya me encontraba viviendo mi último día con 17 años...

Ya eres toda una adulta, eh?..
Ya nadie te dejará comportarte como una niña, pero a la vez, no te dejan crecer y madurar por tí misma. Quizás saben que en tu interior eres solo una pequeña niña miedosa.
Y ahora, que harás? ya no hay vuelta atrás, ya no hay más tiempo para pensar y re calcular, ya no hay mas tiempo que perder...
Supongo que podemos ignorar el hecho de haber desperdiciado 18 años, pero eso ya es suficiente, no crees?. Puedes excusarte con que "al menos 5 años eras inconsciente de lo que hacías, y realmente, eras indefensa", luego "otros 5 o tal vez 6 años siendo todavía una niña, ¿qué se supone que harías para crearte y asegurarte un futuro, aparte de concurrir a clases?", "desde los 12 hasta los 16, poca idea tenías de qué ibas a hacer en el futuro, y realmente, no tenías obligación de pensar en ello"; pero ya estos dos últimos años, has estado pensando qué querías hacer en el futuro y aparentemente, hemos llegado a una conclusión, ¿cierto? Y mucho más que ir al liceo no podíamos hacer... 



PERO...


¿Qué me dices de otras oportunidades?, ¿de otros sueños?, de otras pequeñas cosas que podías hacer, valorar o aprovechar, realmente, ¿tomaste cada oportunidad que se presentó? O al menos, ¿la mayoría?. ¿Si quiera agradeciste y disfrutaste esos momentos de felicidad sintiéndote dichosa? Realmente dime, 

¿QUÉ HAS HECHO ESTOS ÚLTIMOS 18 AÑOS?...



Lo mínimo que puedo esperar como respuesta es: disfrutar, vivir, ser feliz.

Pero ambas sabemos que esa respuesta está muy lejos de la realidad..



Siquiera PROMÉTEME, o más bien, PROMÉTETE

- Que aprovecharás cada oportunidad que se te presente, porque si bien puede no parecer buena idea, puede terminar siendo una maravillosa experiencia o que termines aprendiendo algo o sacando algo positivo de ello.

- Que disfrutarás cada momento como si fuese el último. Porque nunca sabemos que pasará mañana, es mejor disfrutar hoy, para no arrepentirnos luego de no haber echo lo suficiente.

- Que le mostrarás tu aprecio, cariño y amor a las personas que quieres y amas, a tu familia, a tus amigos, a tu pareja, a todo ser que te alegre la existencia. Aunque sientas que de esta manera te vuelves vulnerable ante ellos, no es así, ya que solo los fuertes muestran sus verdaderos sentimientos.

- Que sonreirás cada día. Aunque no te sientas del todo bien, aunque sea un día gris, aunque algo no salga como lo planeaste, tu sólo: Sonríe. Y muéstrale al mundo que eres feliz.

- Que no te criticarás. Parecerá difícil, pero no lo es. Si algo de tí te molesta (ya sea en actitud o apariencia) cámbialo, o aprende a aceptarte que así eres tú. ¿Qué tiene de malo ser así? ¿Quién dice que ser así es malo? ¿Por qué lo que dice o cree esa persona debe importarte a tí?

- Que mantendrás un pensamiento positivo. Igual atrae a igual. Recuerda que no puedas controlar las cosas o personas a tu alrededor, peor hay alfo que si puedes controlar: tu actitud ante ellas. No dejes que un comentario, un mal tiempo, un pequeño error, una enfermedad o malestar, una persona, un accidente, una equivocación, nada afecte tu estado de ánimo. Tu estado de ánimo sólo depende de tí, y sólo tú le permites a los demás afectarlo. Así que no te preocupes que no es el fin del mundo, la vida continúa, debes seguir adelante a pesar de todo.

- Que recordarás que siempre hay tiempo para cambiar. Sea lo que sea que suceda en tu vida, si no te gusta ¡lo puedes cambiar!. 

- Que no gastarás tu tiempo en lágrimas: "el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional", puedes llorar una vez por algo, es entendible, somos humanos después de todo. Pero seguir sintiéndose mal por el pasado o un problema presente, no solucionará nada. ¡Ponte manos a la obra y busca la forma para solucionarlo!.  "Si un problema tiene solución, no hace falta preocuparse. Si no tiene solución, preocuparse no sirve de nada".

- Que tomarás riegos. La vida hay que vivir cariño, así que arriésgate con algo y sal de tu zona de comodidad, haz algo fuera de lo común, algo nuevo, algo que no has hecho, aunque tengas miedo al principio, piénsalo: "¿ Preferirías ver el pasado un día y desear que hubieras tomado ese riesgo y preguntarte por siempre que hubiera pasado si lo hubieras hecho?, ¿o prefieres ver el atrás satisfecho de que tomaste es riesgo, y tal vez no funcionó, pero tomaste esa oportunidad?". Así que, por favor, atrévete.

- Que te atreverás a ser diferente: ¿Por qué querías ser como el resto? ¿No te gustaría ser tú misma, ser auténtica y aún así aceptada por todos? Pues no te prometo que todos te acepten, pero créeme que no hay nada como ser uno mismo (:

- ¡¡¡QUE SERÁS FELIZ!!!. No hay excusas, ni peros ni nada. Si quieres ser feliz, entonces: sé feliz. La felicidad no es una meta, es una forma de vida, ¡recuérdalo!. 



1 comentario:

MAY† dijo...

Yo no quiero crecer, y en fin crecer como persona no es lo mismo que crecer estéticamente. Buenas decisiones pero yo quiero empezar a tomarlas a los 13 años. Ahora debes llevarlas a la práctica. Un saludo, cuídate!