miércoles, marzo 13, 2013


Estar deprimida es algo normal para mí, estar triste, sentir que algo falta, que no tiene sentido seguir con esto, es algo a lo que estoy acostumbrada...

Normalmente tengo mis soluciones de emergencia  pero algunos días como hoy, simplemente no es suficiente. Necesito más.

Me sigue resultando imposible no pensar en él. Es que realmente es mi culpa. Fui yo quien lo incluyó tanto en mi vida, en cada pequeño aspecto de mi vida, así que ahora, sin importar que vea, todo me recuerda a él. Y eso me está destruyendo. 

Dicen que lo importante es seguir adelante, continuar, no rendirse. Pero ir de atrás para adelante no ayudará a nadie. Un paso adelante, dos hacia atrás. De alguna u otra manera sigo aquí, luchando contra este dolor, cada día es una lucha, de cierta manera más difícil, no porque halla más obstáculos, si no porque te empiezas a hartar de lo mismo.

Siempre supe que si lo perdía, estaría perdida. No sabría que hacer, hacia donde dirigirme, y así me siento ahora. 

¿Debería luchar por él? ¿Ir por ese alguien que me hace feliz, el único que me puede curar de este mal? o simplemente, ¿debo arrancarlo de mi vida, ya que es venenoso para mí?

No hay comentarios: