jueves, diciembre 27, 2012

Te miro, y ya no te reconozco.


He estado sobreviviendo últimamente, ¿cómo? Realmente no lo sé. Manteniéndome entretenida supongo. Wow, el tiempo pasa tan rápido, ¿verdad? NO importa la resistencia que impongas, él jamás te esperará. 

Pero dime por qué, por qué justo cuando debo concentrarme, cuando debo estudiar por tener que rendir un estúpido examen vuelves a aparecer en mi mente. ¿Por qué me torturas de esta manera? Trato de convencerme de que puedo pensar en tí cualquier otro día, pero es que me vienieron a la mente nuevos pensamientos respecto al tema.. Ésta vez he pensado: "Todo ha sido mi culpa, tú me lo advertiste, pero jamás te creí capaz... Creí que me necesitabas, que otra no podría ocupar mi lugar, que no me dejarías a pesar de las dificultades, que el enfado se te pasaría y volveríamos a la normalidad..." Pero sí fuiste capaz, y vaya que lo fuiste... Ahora andas por el mundo si pensar en las consecuencias, desechando mujeres como si fueran comida, las agarras, las desenvuelves, comes, y luego tiras los restos a la basura y por supuesto  vas por más, algo más, porque ni siquiera las tratas como personas, me das vergüenza, me avergüenza decir que salí contigo, me da lástima verte así, cayendo tan bajo. 

Ya ni siquiera te reconozco.

No hay comentarios: