jueves, abril 24, 2014

Un Espantoso Abril


Todo comenzó por como tiene que comenzar. 


1º de Abril. Día de los Inocentes en EE.UU.
Empecé mal el mes al ver que mi amor platónico (lo sé, suena a niña de 15 años...), el hombre que me hace pensar en un mundo mejor, que me hace ver cómo sí existen buenos hombres, el que es mi modelo ideal de lo que quiero como pareja, se consigue novia. Ok, ¿qué importa? —me dije a mi misma— mi vida sigue igual, el seguirá subiendo vídeos en YouTube, todo normal, solo que cada vez que recurra a él para aliviarme de los problemas de mi relación, ya no podré pensar: "Ok, no importa, me iré con este chico, que es un buen hombre y seré feliz". De alguna manera esto me molestó. Mucho más de lo que quisiera admitir. Hubiese preferido no enterarme y seguir fantaseando poder tener un novio con la personalidad de él.


El mes siguió con las típicas "discusiones ligeras" acerca de el poco tiempo que pasamos juntos, mi novio y yo. A pesar de que le dije de que me iría a Brasil en Semana Santa, no fue suficiente para atraer su atención y que dedicara algo de su tiempo a . Tenía exámenes, lo entiendo. Pero no se trata de eso, se trata de lo que él hace con su tiempo libre. Si tiene una lista de cosas que quiere hacer, yo estoy al final, o ni siquiera figuro. Incluso me abandonó por su estúpida rutina de ejercicio. ¡UN DÍA ANTES DE QUE ME MARCHARA!. De verdad no sé porque aguanto estas cosas.


Antes de Semana Santa, llegaban los benditos resultados de las pruebas de admisión a la universidad que tanto había esperado. Con la esperanza de entrar, obviamente, y empezar mi carrera para convertirme en traductora. PUES NO. Fallé la prueba de inglés (que fueron los únicos resultados que mostaron ya que los resultados de las pruebas de español, jamás lo vi publicados). Es decir, ¡INGLÉS!. Mi dominio, ¿quién falla inglés?. Aparentemente unas 160 personas que hicieron la prueba junto conmigo; pero yo DE VERDAD esperaba aprobar. Todos estaban preocupados por español, el más difícil, el que todos reprobaban. PERO NO, yo falló inglés, y decepciono a toda mi familia y amigos que CREÍAN en mis habilidades en inglésa pesar de mi insistencia en no ser tan buena—, y no solo eso, si no que, bueno, tampoco iría a la universidad, al menos no este año, y sería, lo que llaman "un año perdido", tras ya haberme tomado un año sabático... "PERFECTO".

Luego sí, llegó Semana Santa, y con ésta, Brasil. Este viaje iba a ser algo así como mi recompensa por haber aprobado, pero terminó siendo, algo así como mi regalo de compensación, el que también utilicé para escapar de las preguntas y miradas decepcionadas de mi familia y amigos. Uno pensaría que todo va a salir bien en Brasil, es decir, es Brasil, ¿qué puede salir mal?. Antes de siquiera tocar el piso brasilero, en el avión, en el aterrizaje, me vino un tremendo dolor de oídos, y podía sentir como si mis tímpanos fueran a explotar. El dolor fue tanto que terminé rompiendo en llanto, sí, en mitad del avión. Mi madre me forzó a levantarme del asiento y caminar por el pasillo donde dejaba ver mi espantosa cara roja llena de lagrimas por el dolor, más un mareo provocado por la baja presión que me dio al empezar a caminar. Llegué con sordera y aun bastante dolor en los oídos, sin ganas de hablar, sin ganas de sacar fotos, bueno, sin ganas de nada. Solo quería volver a casa y dormir por el resto de la semana. Luego de pasar un día y medio sintiéndome fatal, pude empezar a disfrutar un poco de Brasil. La estadía tuvo sus días no tan buenos y sus días aceptable, en sí, estuvo bien, pero la parte de la ida y vuelta en avión, siempre arruinaba todo.


Al volver aquí, tras un viaje cansador y doloroso en Brasil, ser rechaza en la universidad, y pasar por la gran angustia de estar lejos de mi pareja y sentir gran inseguridad por problemas pasados, decidí que TENÍA QUE HACER ALGO. Inglés me había salvado la vida el año pasado, y era lo que tenía en mente para este año, junto con otra actividad que aún no he decidido. Me inscribí en la misma escuela, en el mismo horario, solo que días diferentes ya que eran las únicas clases en ese horario que me servía. Una de mis peores pesadillas siempre ha sido llegar tarde el primer día de clases, es un sueño que tengo repetidas veces unas semanas antes de comenzar las clases. Pues esta vez era peor, ya no podía evitar "llegar tarde", ya que me inscribí un mes tarde porque mi madre esperaba que fuera a la universidad, y por lo tanto, no tener tiempo para inglés.
Solo he ido dos veces  a clases y ha sido un infierno. Solo hay un compañero del año anterior y no es de los más cercanos a mí y es de esos callados-tímidos con los que cuesta mucho hablar. En la segunda clase ya me "abandonó" dejándome sentarme solo con un grupo de extraños que parece conocerse desde hace tiempo, algunos del liceo, otros por haber estado en la misma clase de inglés desde el comienzo. Todos mis compañeros son FATALES. Es como estar en el liceo de nuevo. Todos tienen entre 16-17 y son ruidosos, escandalosos, híperactivos y simplemente, NO LOS SOPORTO. Honestamente, yo voy a inglés a aprender, no ha perder el tiempo, voy a relajarme y a hacer amigos, a pasarla bien. Por supuesto que algunas bromas y risas en la clase esta bien, pero hablar y reírse todo el tiempo sin prestar atención a la clase no es lo mio. Incluso cuando nos toca trabajar en "equipo" terminó haciendo todo yo porque ellos están "muy ocupados" en su charla... De verdad no sé cómo lidiar con esto. Estos dos día he vuelto completamente desgastada, con dolor de cabeza y malhumorada, ya no quiero seguir.


Para terminar, ninguna de mis 10 solicitudes de trabajo han sido aceptadas, y ni siquiera aprobé el examen para poder trabajar online como traductora, si bien puedo darlo de nuevo dentro de unos días, es una larga espera hasta que me den los resultados, y ya quitaron al prueba de traducción Inglés- Español Latinoamericano, ahora está el español de España, que obviamente es diferente y no lo conozco apropiadamente como para hacer la prueba, así que debo esperar a que mi prueba vuelva aparecer. Genial. No, no, en serio, GENIAL.


Para mi suerte, aún queda una semana más de Abril. Estoy ANSIOSA por ver las maravillas que traerá. Not Really.

No hay comentarios: