sábado, noviembre 02, 2013

Agotadoras Clases de Español


Ok, empecé las clases de español para la preparación del examen de admisión a la universidad. En parte, me siento más tranquila sabiendo que estoy dando lo mejor de mí, y que me estoy preparando. Pero por el otro lado, es estresante tener que repasar todas estas absurdas reglas lingüísticas españolas. De verdad compadezco a cualquiera que se le dé por querer aprender español.


De verdad se siente como volver a la escuela, o  a los primeros años de liceo, sólo que no recuerdo que en la escuela diferenciar las palabras agudas, graves y esdrújulas y distinguir cuando se produce un hiato y cuando es un diptongo, fuera tan frustrante. 



Tampoco recuerdo que se me diera tan mal hacer resúmenes. Tal vez porque hoy en día la enseñanza es mínima y todo va decayendo, pero aún así, jamás tuve tantas correcciones.

Las clases se vuelven cansadoras y estresantes, hasta el punto de querer tirar todo y volverme vendedora de chicles (hablo enserio). Espero que en la universidad todo sea más a mí gusto, y si bien tenga idioma español, y derecho que no me interesa, que aún así, entienda y las clases sean promedialmente entretenidas, y no tan cansadoras.


No hay comentarios: